Articulación entre entidades genera un parte de tranquilidad en San Eduardo

En Consejo Departamental de Gestión del Riesgo se presentaron los estudios geológicos y se definieron  pasos a seguir en el municipio.

Tras visitar las zonas afectadas y reunirse con los habitantes de la vereda Cardoso y Villanueva de San Eduardo, el gobernador de Boyacá, Carlos Amaya, presidió un Consejo Departamental de Gestión de Riesgo en el que se dieron a conocer los aspectos técnicos de la remoción de masas, las acciones a seguir y un parte de tranquilidad a la población.

“Este fenómeno de remoción en masa natural inició el 20 de septiembre y se declaró la calamidad pública; pero por encima de eso, hoy estamos trabajando con todas las entidades del orden nacional, departamental y municipal, tomando decisiones y acciones para preservar la vida de nuestros ciudadanos”, manifestó el mandatario de los boyacenses al término del Consejo que se realizó en la Institución Educativa Técnica Antonio Nariño, y en el que participaron funcionarios del orden nacional, departamental y municipal; así como altos mandos del Ejército y la Policía; y delegados de la Defensa Civil.

En la reunión fueron presentados los estudios geológicos que concluyeron que no hay amenaza de avalancha que obligue a evacuar. También se dejó en claro que un equipo de geólogos estará haciendo un monitoreo permanente, que no es posible hacer intervención de vías aún debido a la saturación del terreno y el represamiento de dos quebradas; y que se trabajará en la evacuación del agua con motobombas facilitadas por la Cruz Roja y de la Alcaldía de Tunja.

El gobernador se refirió a la articulación con la que han trabajado todas las entidades hasta el momento, y solicitó apoyo del Gobierno nacional con respecto a lo que viene.

“Revisamos estudios técnicos geológicos serios de lo que está sucediendo, proyectando inversiones; y sabemos que ante esta gran crisis hay una gran oportunidad para reaccionar de manera conjunta y articulada, y dar resultados concretos en estos momentos difíciles. Agradecemos a la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres y a su director, Eduardo González; pero necesitamos más ayuda del Gobierno nacional para lo que viene: Construcción de viviendas, acueductos y demás”, manifestó.

En el Consejo también se aprobó que la Unidad Nacional de Gestión destinará los recursos para que el Servicio Geológico Nacional desarrolle un estudio “muy serio y concienzudo frente a lo que está pasando internamente, frente a los movimientos de tierra. Eso nos permitirá tomar decisiones de fondo”, añadió Amaya.

En cuanto a la posibilidad de reubicación de familias del casco urbano, el mandatario regional dio parte de tranquilidad.
“Hoy hay que darles la tranquilidad a todos de que no hay la necesidad de reubicación de nadie en el casco urbano. Por supuesto es algo que no se descarta, y debemos revisar con detenimiento el monitoreo que se haga. Pero si sucede, ya estamos preparados. Hoy no hay de qué alarmarse porque todos estamos pendientes de que si hay que tomar una decisión actuaremos de manera coordinada”, manifestó.

Por su parte, la alcaldesa de San Eduardo, María Elisa Montañez, se mostró tranquila luego de la reunión. “Nosotros no tenemos capacidad de respuesta. Ver a toda mi familia, a mi gente afectada. Sin embargo, en este momento estoy acompañada por todas las entidades que tienen el conocimiento, la capacidad de respuesta. Tenemos el apoyo para diseñar un plan de contingencia para actuar en cualquier momento, eso hoy nos hace fuertes y mi comunidad sé que esta noche va a dormir tranquila”.

De otra parte, el Gobierno de Boyacá ha garantizado la alimentación escolar de los niños del sector, la Secretaría de Salud está permanentemente en la zona mediante acciones de Salud Pública, se trabajará (en conjunto con la Ebsa) esta semana en la construcción de un nuevo circuito eléctrico para veredas afectadas; se proyecta la reubicación de la escuela o su rehabilitación, según arroje el estudio. Se va a gestionar en Banco Agrario para condonación de créditos a campesinos afectados; se brindará apoyo con proyectos productivos a familias afectadas; se diseñará un proyecto de vivienda para familias afectadas. Y se anunció que la primera dama del departamento, Daniela Assís, liderará la campaña ‘Somos San Eduardo’ para que todos los boyacenses, con su solidaridad, aporten con ayudas para las familias damnificadas.

El balance general de afectación en dos veredas (Cardoso y Villanueva) es de 60 familias, 6 vías (cinco municipales y una a cargo de Invías), 1 colegio, 2 acueductos veredales y 1 distrito de riego.

Oficina Asesora de Comunicaciones y Protocolo
 
Gobernación de Boyacá.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *