Boyacense Julio Flórez dejó un gran legado que permanece perenne en la cultura nacional

Por estos días, en muchos lugares del territorio nacional, se reconoció la importancia de la Obra del gran chiquinquireño, Julio Flórez, al cumplirse 95 años de su muerte. El más grande hombre de la letras, que haya dado la ‘Ciudad Mariana de Colombia’, fue a morir en una pequeña aldea, en un rincón de la costa caribe llamado Usuacurí, atraído por sus agua medicinales y por su pasión por la contemplación de los paisajes tranquilos y cálidos del caribe colombiano.

Julio Flórez. nació un 22 de mayo de 1867. Fue coronado como “El Gran Poeta de la Patria”, por el gobierno de presidente Pedro Nel Ospina, a sólo 24 días de su fallecimiento, en un acto especial en la población de Usiacurí. Su momento más sublime, fue su decisión de participar en la gestación del movimiento literario que se llamó “La Gruta Simbólica”.

Escribió desde los 7 años hasta los 50 años. Y se convirtió en el punto de referencia de cientos de poetas románticos que vieron en su obra, la respuesta misma a sus anhelos y contradicciones diarias. Para muchos hombres de letras y gestores literarios, la ciudad de Chiquinquirá aún le debe un tributo póstumo a Julio Flórez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *