Condiciones climáticas en Boyacá y Cundinamarca favorecieron la producción de leche

El Sistema de Información de Precios y Abastecimiento del Sector Agropecuario (SIPSA) registró que a lo largo del mes de diciembre de 2017 Bolívar, Cesar, Córdoba, Magdalena y Sucre mostraron una tendencia al alza en los precios de la leche cruda, siendo Sucre el departamento que registró las mayores variaciones, principalmente en los municipios de Galeras, Ovejas, San Luis de Sincé, San Marcos, San Pedro y Sincelejo.

Los productores de estos municipios indicaron que hubo una disminución en la oferta causada por el inicio del verano. Adicionalmente, se generaron incrementos en los costos de producción, incluyendo mano de obra e insumos.

En el departamento de Antioquia no se observaron va­riaciones en el precio de la leche; sin embargo, los ni­veles de producción aumentaron en Belmira, Caucasia, Donmatías, Envigado, Marinilla, Valdivia y Yarumal, promovidos por el ingreso de vacas que inician ciclo de lactancia, siendo Valdivia el que mostró el mayor incremento.

En Boyacá los precios de la leche cruda en finca siguen mostrando estabilidad. La única alza en el precio se reportó en Duitama, debido al aumento del porcentaje de proteína y grasa, mientras que los niveles de produc­ción se mantuvieron constantes.

En el Eje Cafetero, los precios mostraron estabilidad en casi todos los municipios visitados, a excepción de Manizales y Villamaría (Caldas), donde se observó un incremento. Según las fuentes, esta situación se dio por las buenas prácticas ganaderas y de ordeño en las que se están enfocando para mejorar la calidad higié­nica de la leche, característica por la cual obtuvieron una bonificación adicional.

Por su parte, en los municipios de La Montañita (Caquetá), Pupiales (Nariño) y Toledo (Norte de Santander) mostraron un incremento en los precios de la leche en finca. En Pu­piales se presentaron acuerdos comerciales entre pro­ductores y compradores, los cuales bonificaron la cali­dad del producto respecto a su composición e higiene. En La Montañita y Toledo esta situación se presentó debido a la disminución en la oferta del lácteo.

Por último, en el departamento de Santander, aunque no se pre­sentaron buenas condiciones climáticas, por el aumen­to en el volumen de las precipitaciones que favorecie­ron el encharcamiento de los potreros, el manejo de la suplementación alimenticia hizo que los niveles de producción aumentaran en Barrancabermeja, Chara­lá, Gámbita, Piedecuesta, Simacota y Suaita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *