Estatua de Belalcázar, derribada por indígenas, volverá a su sitio en Popayán

También se designó un grupo de investigadores para individualizar a los responsables.

El alcalde de Popayán, Juan Carlos López, lamentó los hechos ocurridos en el sector del Morro de Tulcán, donde comunidades indígenas del pueblo misak derribaron la estatua de Sebastián de Belalcázar.

El mandatario aseguró que la escultura del fundador de la ciudad será sometida a labores de restauración para luego ser colocada nuevamente en el lugar en el que ha estado, desde 1940.

“La violencia no tiene cabida y estamos trabajando por una cultura de tolerancia. Este es un monumento que tiene un carácter del orden cultural y desde ese punto de vista la decisión de la administración es restaurar y volver a instalar la estatua”, dijo López Castrillón.

Los hechos se registraron cuando finalizaba una protesta con la que los indígenas  rechazaban el asesinato de líderes. Al llegar  en cercanías del Morro de Tulcán, donde se ubica la estatua, un grupo de nativos subieron al lugar y con sogas la amarraron y la lanzaron al suelo. 

Aunque en el lugar había cuatro uniformados de la policía, no actuaron debido a que el número de nativos era mucho mayor. 

Voceros misak aseguraron que el acto era una manera de derrotar un símbolo de la esclavitud y la violencia que han sufrido esos pueblos.

Mientras tanto un grupo especial de investigadores fue designado para que se encargue  de individualizar a quienes derribaron la esfinge, luego que se instaurara una denuncia penal.

El comandante de la Policía Metropolitana de Popayán, coronel  Nelson Díaz, reconoció que hubo fallas en prever lo que podría pasar tras la protesta de los indígenas y aseguró que hay un material que está siendo revisado para poder dar con el paradero de los autores del hecho.

“Hay una información muy importante que tenemos, un material como videos con los que se buscar esclarecer los hechos”, expresó el oficial. 

De igual forma, de manera permanente estará la policía en el lugar que tendrá acceso restringidos al público, al menos mientras diferentes entidades evalúan los daños.

 Fuente: Sistema Integrado de Información

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *