Piden sanción penal contra clínica Materno Infantil por muerte de bebé

Así lo pidió la mamá del menor tras conocer la sanción millonaria de la Supersalud a esa entidad.

Desde Sogamoso, Sandra Espinel madre del menor del bebé, que falleció el pasado 25 de agosto de 2018 en la Clínica Materno Infantil de Esimed en Bogotá, dijo entre lágrimas que la sanción de la Superintendencia Nacional de Salud con una multa de más de $2000 millones es poco por la negligencia en la que incurrieron los médicos al dejar caer a su hijo a la superficie caliente de la incubadora, ocasionándole quemaduras de primero y segundo grado en al menos el 40% de su cuerpo, razón por la cual tuvo que ser trasladado al Hospital de la Misericordia donde murió tres días después.

“Es poco para lo que se merecen, porque la vida de mi hijo vale mucho más. Con eso no van a sanar la tristeza y el vacío que tenemos” dijo desde Sogamoso, la madre del menor.

Pidió a la Fiscalía General de la Nación para que acelere la investigación para que los responsables paguen con cárcel. “Que los responsables paguen por ser negligentes por haber matado a mi bebé y que los responsables paguen con cárcel porque yo no los perdono”.

Es de recordar que dentro de los hallazgos de la Superintendencia a la Clínica Materno Infantil de Esimed, se encontró que una de las fallas durante la atención de este paciente, tuvo relación con una inadecuada aplicación de protocolos de confort en la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatal y la tenencia de una incubadora dispuesta al servicio con elementos faltantes, los cuales, eran esenciales para la seguridad del menor.

Asimismo, se incurrió en falencias en los cuidados de enfermería, porque el paciente debía haber tenido los rollos o nidos, y el probable no uso de estos mecanismos de seguridad, los cuales debieron reportarse al área de mantenimiento, son conductas en las que presuntamente se incurre en fallas de ética profesional que serán trasladadas al Tribunal Ético de Enfermería.

Igualmente, se identificaron incumplimientos en el manejo de la historia clínica del menor, porque se venían haciendo notas de evolución retrospectivas, y no guardaban su orden cronológico, trasgrediendo la inmediatez que requiere el diligenciamiento de los registros clínicos conforme a la normatividad vigente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *